miércoles, 18 de diciembre de 2013

¡Disculpa!

Perdón, perdón, perdón.  Sé que dije que iba a publicar una entrada a la semana y que hace casi un mes que no cuelgo nada. En mi defensa diré que las tenía programadas, pero que no se han publicado y estaba tan ajetreada (cinco cursos online, más el máster... imaginad) que se me olvidó completamente comprobar que todo iba bien. El sábado Diana vuelve a la carga...
Sigue Viajera interdimensional en facebook

domingo, 20 de octubre de 2013

Día 18: Trampa

No sé cómo diablos Robert me ha convencido para que nos quedemos en la mansión, pero al final lo ha hecho. La excusa, que podemos tenderla una trampa si nos quedamos aquí, porque es seguro vendrá a buscarnos. Por supuesto, se han tomado todo tipo de medidas de precaución: medio ejército de magos Fríos patrulla alrededor de la casa y hay protecciones mágicas de todo tipo, aparte del sistema de alarma, que de poco sirvió el otro día. Sólo espero que ella no tenga misiles o algo así.
Ahora voy con la pistola a todas partes, aunque mi puntería sigue siendo malísima. Además, me he cubierto el cuerpo con runas pintadas con tatuajes de hena, para una mayor protección. Se supone que debo comportarme con normalidad, como si eso fuera posible, y Robert está constantemente encima de mí, como para darle celos y hacer que cometa una estupidez. No creo que ella esté cerca, con tanta protección resulta improbable que se acerque. Está loca, pero no es tonta.
Creo que en el fondo Daluen y Robert piensan exactamente lo mismo que yo, pero no se atreven a pedirme que haga de cebo. Supongo que es lógico, ya que mi estado es de pánico absoluto. Resulta casi ridículo, en vista de la gran cantidad de situaciones cercanas a la muerte que viví en Esmtezlia pero no puedo evitarlo. Quizás es que me había mentalizado sobre todo el asunto de viajar y luchar y demás, y que esperaba que al llegar a casa la cosa se calmara un poco, así que volví a cambiar el chip. Encontrarme siendo atacada en mi mundo, en una casa protegida y que yo consideraba un lugar seguro, ha sido más de lo que mi pobre cerebro ha podido soportar y estoy al borde de una crisis de ansiedad. Tampoco ayuda que el peligro no venga de algo palpable como, no sé, un enemigo que tengo a mi alcance y al que poder cortar en pedacitos o fundir como una runa. No, esta vez el peligro está en la distancia y no me gusta esta indefensión que siento.
Manda narices, encontrarme en mi habitación intentando racionalizar el miedo que tengo ahora mismo. Cualquiera en mi situación ya estaría acurrucado en un rincón, abrazándose a sí mismo. Lo peor es la espera, supongo. Sí, definitivamente es eso. Voy a hacer de cebo, quieran o no Robert y Daluen, y no hay más que hablar.
 Sigue Viajera interdimensional en facebook

domingo, 13 de octubre de 2013

Día 17: Explosión

El comedor ha volado hoy por los aires. Literalmente. Por suerte, las protecciones mágicas que colocamos por toda la casa saltaron a tiempo y nos protegieron a Robert y a mí (los magos tenían su día libre, al igual que Alfred). Esto empieza a ser realmente peligroso. Lo peor es que ella no pudo, de ninguna forma, entrar en la casa y que todas las señales indican que lanzó la bomba desde fuera. La cosa está en que no era precisamente un cóctel molotov porque los daños han sido realmente graves, de lo que Robert ha deducido que nos atacó con un bazooka. Parece que sí ha cambiado su forma de actuar. Cuando no puede envenenar, usa armas a distancia. Y yo estoy cagada de miedo porque ¿cómo va a defenderse alguien, por mucha magia que tenga, de esa clase de armas? ¿Qué será lo próximo, un misil, una bomba nuclear? No, seguro que esa loca tiene acceso a armas químicas ¿Cómo ha conseguido una vampiresa chalada del romanticismo un bazooka?
Descartado queda, por supuesto, seguir viviendo en esta casa, que por cierto está lo bastante apartada como para no llamar la atención de nadie. Al menos, yo me niego a seguir por aquí. Es la primera vez que me siento realmente insegura en mi propio mundo. Cualquiera diría que en Esmtezlia todo es más peligroso, pero no. Ahí puede que te ataquen con bolas de fuego, pero no con armas militares de última tecnología. Robert me ha dicho que estoy histérica y que me calme, que las protecciones mágicas han conseguido parar el ataque. Pero no me engaña. Está tan acojonado como yo. Y sólo he tenido que preguntarle si también cree que nos protegerán del antrax o de otro tipo de armas químicas y biológicas para que se quedara un rato callado, sin saber que decir. Luego ha intentado convencerme de que no es tan fácil encontrar eso en el mercado negro, pero no me tranquiliza.
La buena noticia, si es que puede haber tal cosa, es que uno no consigue un arma de ese calibre, ni siquiera en el mercado negro, sin dejar rastro. La mala noticia, si es que puede haber una peor que haber estado a punto de volar por los aires, es que resulta improbable que ella consiguiera el bazooka sola, sin el apoyo de alguna organización. Lo que complica las cosas aún más.

sábado, 5 de octubre de 2013

Día 16: intento de envenenamiento

Pues sí, tal y como titulé el día de hoy (es curioso que, a estas alturas, me pregunte a mí misma por qué les pongo títulos a los días. Supongo que es porque así resulta más sencillo encontrar la anotación que busco cuando releo el diario) ha habido un intento de envenenamiento. Más concretamente, las manzanas. Qué original, Marisa. Ni que fuéramos Blancanieves, tiene narices. Lo triste es que las compró Alfred en la tienda y no las perdió de vista ni un segundo, porque según llegó a casa las puso a asar en el horno. Por suerte, a pesar de todo los magos decidieron hacer el hechizo de detección.
 Ahora pregunto ¿cómo se ha enterado esa señora de que yo tenía antojo de manzanas asadas? Lo que es más ¿cómo diablos se las apañó para envenenar las manzanas en la tienda antes de que las cogiera Alfred? Esto es bastante preocupante y, lo que es peor, no tenemos ni una pista de dónde puede estar Marisa escondida para echarle el guante.
Retomo la escritura porque la respuesta a la segunda pregunta ha sido respondida. Viendo las noticias, nos hemos encontrado con que ha habido varios casos de envenenamiento. No ha hecho falta más que sumar dos y dos: estoy convencida que lo que todos ellos tienen en común son las manzanas. Lo que significa que esa vampiresa está, con mucho, más loca de lo que pensaba yo su un momento. Hay que atraparla como sea.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 28 de septiembre de 2013

Día 14: ayudante

(NOTA: ya sé que es cada dos semanas, pero como es una entrada cortita y las siguientes también os las pongo semanalmente ^^)

Día 14: ayudante
Ninguna novedad por el momento. Me duelen los brazos por el retroceso de las pistolas, pero he avanzado algo: conseguí acertar en el borde de la diana. Aunque claro, por otro lado, tampoco es que haya conseguido repetir la hazaña en los veinte tiros que pegué después. No sé por qué se me da tan mal. Después de todo, con el arco, aunque no soy una experta, sí que puedo al menos acertar a un blanco, pero para ésto soy una negada. Los demás parece que van mucho mejor que yo, de hecho, el bueno de Kadas consigue siempre darle al circulito del centro. Bien es verdad que el circulito es muy grande y que nunca le ha dado al puntito que hay dentro del círculo y que se supone que representa el corazón, pero por lo menos se acerca. De hecho, le empiezan a cambiar el blanco de sitio y cosas así, para incrementar el nivel de dificultad.
La otra “noticia” de hoy (ha sido un día bastante tranquilito, salvo por la impersonal explicación de Robert al grupo sobre Marisa y que ahora se hacen conjuros para detectar veneno sobre cada comida antes de probarla) es que al fin conocí al ayudante, seguramente para que no me vuelva a equivocar de nuevo. Dudo que pudiera, al saber que es un hombre a punto de jubilarse, pero me alegra que Robert decidiera presentármelo. Es un encanto de hombre y debo decir que me ha recordado muchísimo al mayordomo de Bátman. Lo gracioso es que se llama como él: Alfred.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Día 13: víbora

Después de una sesión de tiro aún más penosa que la de ayer, arrinconé a Robert en la sala de entrenamiento en cuanto nos quedamos solos y le interrogué sobre la espía. Suspiró hondo y se extrañó porque yo siempre sé cuándo me oculta algo. Bueno, es lógico si pensamos que nos tiramos seis meses viajando juntos. Puede poner todas las caras de póquer que quiera, pero a mí ya no me engaña.
Pues bien, la chalada de turno es Marisa. Digo chalada porque durante el periodo romántico estaba tan obsesionada con Robert que el pobre tuvo que fingir su muerte para que le dejara en paz. Al parecer, ella decidió que la mejor forma de conseguir a su hombre era envenenando a todo el que tuviera alrededor. Por suerte, resulta complicado envenenar a un vampiro de forma disimulada y, en cuanto Alexander empezó a mostrar los mismos síntomas que los criados y conocidos humanos de Robert, resultó bastante evidente que no era una epidemia de tisis, tal y como habían pensado.
Parece que me acerqué bastante al describirla diciendo que me parecía una víbora, porque, aunque es vampiresa, prefiere conseguir sus objetivos sin ensuciarse las manos. Más concretamente, envenenando a la gente. Supongo que eso explica por qué cuando fui a tomarme un tentempié a eso de la medianoche me encontré con la nevera vacía y ni una galleta que llevarme a la boca: Robert hizo tirar todo lo que pudiera ser envenenable.
Realmente, ahora entiendo lo de ir cargada con una pistola hasta en el cuarto de baño. Si no fuera porque esa mujer prefirió no atacarme directamente (seguramente estaba pensando con qué sustancia matarme) yo ahora mismo estaría muerta. Para que Robert diga luego que debo quedarme en casa. Jaque mate absoluto en lo que a ese tema se refiere. De todas formas, si no ha cambiado su forma de actuar en los últimos años, tanto el misterioso ayudante de Robert como yo misma o los demás magos tenemos que andar bien pendientes de lo que comemos y bebemos hasta que logremos atraparla.
Y ahora toca preguntarse ¿qué tiene Robert para atraer a todas las chaladas? Primero Melisa. Ahora Marisa (curioso, los nombres se parecen). No es que sea feo, todo lo contrario. Está muy, pero que muy bueno. Pero, en el mundillo vampírico, por lo que he visto, es más bien del montón. Quizás sea ese aura de chico callado y misterioso, pero aún así... No sé, quizás es que el pobre tiene mala suerte.
Dejando a un lado eso, hay varias cosas que quedan al aire. Primero, cómo se enteró de que Robert está vivo. Segundo, cómo sabe dónde vive y más teniendo en cuenta que lleva seis meses en otro planeta. Tercero, qué es exactamente lo que pretende. Queda claro que él no quiere tener nada que ver con ella (nadie finge su muerte para escapar de alguien a quien aprecia), así que no tiene mucho sentido que siga con eso. Aunque claro, como está loca, su capacidad de raciocinio seguramente no sea muy buena y lo mismo no ha llegado a esa conclusión.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 7 de septiembre de 2013

Día 12: espía

Mal rollo. Muy mal rollo. Ayer, con todo el lío de las pistolas (más tarde hablaré de eso: hoy tocaba empezar a practicar) se me olvidó comentarle a Robert lo de su odiosa ayudante. Así que hoy voy, se lo digo y me mira con cara extraña, preguntándome que por qué. Y yo le respondo que me pareció venenosa, a lo que él dice que no comprende y le respondo que esa mujer es una víbora.
Robert se me quedó entonces mirando estupefacto y al cabo de unos segundos me dice:
—Mi ayudante es un hombre y está a punto de jubilarse.
Ahora me tocó a mí mirarle con los ojos como platos y preguntarle:
—¿Me estás diciendo que no sabías que había una mujer en tu habitación antes de ayer?
Y Robert, negando con la cabeza, me pidió que la describiera. A ver, no soy chica de muchas palabras y las descripciones se me dan fatal. Así que, evidentemente, y dado que la tipeja esa no tenía ninguna cosa que la identificara más fácilmente (como, yo qué sé, un tatuaje, una cicatriz, un piercing...) lo más que se me ocurrió decir fue que era una rubia despampanante bastante desagradable que tenía acento de aquí, vestía un ceñido traje negro de esos que son como pantalón y camisa juntos y tenía ojos maliciosos, pero que no me acordaba del color. Creo que, hasta ahí, él dio por supuesto que era una ladrona, pero cuando se me ocurrió mencionar que me pareció que era una vampiresa se le puso esa cara de pánico que sólo he visto en contadas ocasiones y que augura que la situación es mucho más grave de lo que yo pensaba.
Pues bien, como mi descripción era una basura, y en vista de que el dibujo que intenté hacer de ella parecía más el de una muñeca manga que el de una persona real (culpo a mis padres, que me enseñaron a dibujar copiando cómics), Robert llamó a Daluen, le expuso a situación y ambos se pusieron a deliberar.
La primera opción que me propusieron fue la hipnosis. Aunque, tal y como les dije, hipnotizarme era una soberana estupidez, dado que lo único que no recordaba era el color de los ojos y el problema era que no sabía cómo describirla. Hubiera sido muy útil tener a uno de esos dibujantes de retratos robot en plan peli de polis, a los que vas diciendo: “no, la nariz más grande y un poco más larga, los ojos más juntos...” pero por desgracia ninguno de los nuestros tiene ese don en particular.
Así que decidieron que yo tenía que imprimir mi recuerdo directamente desde mi cabeza hasta una tablilla especial. ¿El problema? Que eso no se hace con runas y que yo no soy maga. Así que alguien que sí lo es tenía que meterse en mi cabecita.
No me hacía gracia la idea. No es que guarde ningún secreto (curiosamente) a excepción del calentón que tengo con Robert, pero hay que reconocer que la posibilidad de que alguien curiosee en mi mente, aunque sea sólo un recuerdo y por una buena causa, no me gusta demasiado. Pero en fin, a veces hay que sacrificarse por el equipo (no hace falta ser un genio para saber que la frase es de Daluen).
Me hicieron relajarme en plan meditación, cosa que me llevó una hora larga, y me dijeron que me centrara en la imagen de la espía o lo que diablos fuera. Entre tanto, Daluen empezó a entonar el hechizo para meterse en mi cabeza. Error. En cuanto empezó a hacer ruido, me desconcentré y hubo que volver a empezar. En el segundo intento me hicieron cerrar los ojos y taparme los oídos. Todo bien hasta que noté la intromisión y una burbuja invisible se formó entre mi cerebro y el suyo. Parece que eso es algo bastante raro, dado que no tengo entrenamiento en lucha mental, lo cual es un problema porque así no sé cómo tumbar esas barreras levantadas por mi instinto. Dado que puede ser peligroso que otro las tumbara por mí, eso era un problema.
Tras un rato pensando, a Daluen se le ocurrió que a lo mejor no hacía falta entrar en mi mente. Me pidió que empapelara esa especie de burbuja mental con la imagen de esa mujer. Yo me reí (no sé por qué me hizo gracia, pero empapelar de forma imaginaria una burbuja imaginaria que protege mi cerebro es una cosa bastante extraña) pero hice lo que me pedía y, por absurdo que parezca, funcionó.
El retrato quedó como una foto y reflejó perfectamente la cara de asco de la mujer. Robert frunció el ceño al verla, pero no dijo nada. Le conozco, y sé que sabe quién es ella, pero tampoco pregunté porque había gente delante y porque estaba claro que no es alguien al que quiera tener por su casa. Ya le pillaré cuando esté sólo y le pediré explicaciones.
—Hay que reforzar la seguridad —dijo.
Ahora está la casa llena de técnicos de una empresa de esas de seguridad para ricachones. Lo que no sé es por qué diablos Robert no les tenía contratados de antes. Tiene narices, lo desprendido que puede llegar a ser a veces. Con la de tesoros que tiene esta casa y no tenía ni una alarma.
Pasando a mis prácticas de tiro. No duraron mucho debido a que hablé con Robert durante el primer descanso y luego llegó la empresa de seguridad (hay que ver: en cuanto les llamamos se plantaron aquí, eso sí que es ser eficiente) pero queda clara una cosa: si alguien pensó que, por ser de este mundo, iba a ser buena disparando, se equivocaba completamente. Me asusto cuando suena el disparo y entre eso, el retroceso y que cierro los ojos no acierto una. Sólo es mi primer día, claro, pero está cristalino que no es lo mío.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 24 de agosto de 2013

Día 10: cambio de estrategia

Esta mañana, antes del amanecer, apareció Robert y se disculpó. Al final, no me ha tocado hacerle razonar: ya se ha encargado de hacerlo él solo y me ha dicho que siente mucho haber propuesto todo eso y que lo hizo movido por la preocupación y porque no quiere que me pase nada malo. Hasta ahí todo normal. Al menos, hasta que me ha entregado la última novedad en armas de fuego y me ha empezado a enumerar la infinidad de características que hacen que esta pistola sea la mejor que se puede conseguir en el mercado negro. Mi cara debió de parecer un cuadro.
Me explicó que, a partir de ahora, todos los que vayan a alguna misión deberán llevar un arma y aprender a utilizarla ya que, aunque no es probable que unas cuantas balas acaben con unos vampiros, sí que nos darán unos segundos preciosos que podemos usar para teletransportarnos lejos.
Daluen, cómo no, está de acuerdo. A mí no me gusta mucho la idea. No es que esté en contra de las armas de fuego, pero me parecen algo inútiles. Primero, porque los vampiros son muy rápidos y dudo que les podamos acertar a no ser que les pillemos desprevenidos. Cosa que no creo probable, dado que las pistolas son nuestro último recurso y para cuando tengamos que usarlas los vampiros estarán más que prevenidos. Segundo, porque como las autoridades nos pillen se nos cae el pelo. Poseer armas sin el permiso reglamentario es ilegal, por si no se habían dado cuenta. Puede que ellos no se preocupen por las leyes mundanas de este mundo, pero yo sí que lo hago y no me hace gracia ir por ahí con una pistola, del mercado negro para más inri.
Pero bueno, si ellos se sienten más a gusto y creen que pueden ser de utilidad, habrá que tragar. Toca aprender a disparar.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 10 de agosto de 2013

Día 9: La ayudante

Después de veinticuatro horas sin saber nada de Robert, tuve una larga charla con Daluen en la que le explicaba nuestra discusión de ayer. Coincidió conmigo en que no tiene mucho sentido que me quede en casa, aunque no estoy muy segura de si es porque realmente cree que no corro peligro o porque eso no le importa demasiado. En fin, tampoco es que importe mucho. No puedo fingir que no vaya a haber riesgos, pero creo que Robert, después de todo lo que hemos pasado juntos, debería tener confianza en mi capacidad para afrontarlos.
Bueno, el caso es que, una vez me aseguré de tener el apoyo de Daluen (una cosa es que Robert decida que yo no voy, en cuyo caso puedo ignorar sus deseos, pero si el que organiza las misiones decidiera no incluirme sería otra historia ¿no?) fui en busca de mi amigo para intentar hacerle razonar. Me recorrí toda la planta baja sin demasiado éxito y al final no tuve más remedio que buscarle en sus aposentos (ya sé que es una palabra en desuso, pero en una casa tan grande parece más apropiada que cuarto o habitación). No es que me de corte por si le pillo en bolas o algo por el estilo. Creo que ya superamos esa fase cuando compartimos camarote en nuestra travesía por el Atlántico de Esmtezlia. Pero me parece una invasión a la intimidad.
Pues bien, él no estaba, pero sí que encontré a la famosa ayudante. Y digo la porque es una mujer. Y no una mujer cualquiera, no. Una mujer de esas que quitan el hipo a los hombres. Pero lo que más me impactó es que, aunque no me atreví a hacer una runa para comprobarlo me pareció que tiene todas las papeletas de ser vampiresa. No es que tenga un radar o algo así para saber que son lo que son, pero todos comparten una forma de moverse bastante peculiar a la par de sutil. De todas formas, puede que sean paranoias mías.
Lo que sí que sé con total certeza es que la tía es una borde de cuidado y que no sólo me contestó con monosílabos, sino con monosílabos despectivos. Como con ese tonito de “ya te he respondido, niñata, así que déjame en paz de una vez”. Cuando hable con Robert, debo acordarme de comentarle algo: no quiero que esa mujer vuelva a tener relación conmigo, ni directa ni indirectamente. Aunque tenga que ir yo misma a hacerme la compra. Me miraba con tanto asco que me da la sensación de que me va a envenenar en cualquier momento, cosa que no tiene ningún sentido. No en vano, la que la ha pillado en los aposentos de Robert soy yo a ella, así que creo que las probabilidades de que sean pareja, además de jefe y ayudante, son bastante altas, especialmente teniendo en cuenta lo ligerita de ropa que iba ella. No creo —espero que no— que Robert le haya contado lo del beso, aunque tampoco es como si yo me hubiera lanzado a por él o como si él no me lo hubiera devuelto.
El caso es que es estupendo (nótese el sarcasmo). Yo fantaseando despierta con ese beso casi a todas horas, y resulta que él tiene una amante. Ahora mismo, me siento como una idiota.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 27 de julio de 2013

Día 8: la bronca

En cuanto llegamos a casa, ahí estaba Robert, como un papá enfadado con su hija cuando ésta llega tarde y borracha por la noche. Como si fuera culpa mía que pasara lo que ha pasado. Entiendo perfectamente cómo se siente, que conste: me manda a mi primera misión, en la que en teoría no iba a haber ningún percance, contra unos vampiros narcisistas nada menos y puf, dos de los agentes se ven en peligro de muerte.
Así que el muy burro (a veces ese carácter sobreprotector que tiene conmigo me pone de los malditos nervios) ha dicho que ésto es demasiado peligroso para mí y no sé qué gaitas más, decidiendo, así por las buenas, que no voy a participar en más misiones, por muy seguras que parezcan. Vamos, que pretende que me quede en casa y encuentre la forma de localizar a los vampiros y proteger a los demás desde aquí, en vez de estar al pie del cañón.
Evidentemente, ha empezado una bronca de campeonato. No he pasado por tantísimos peligros en mi viaje por Esmtezlia para quedarme en casa esperando a que vuelvan los hombres ahora que estoy en mi planeta. Por favor, soy una poderosa druida. Inexperta, pero poderosa. Por no hablar de que su estúpida decisión no tiene sentido, dado que yo no he corrido peligro en ningún momento. Ni siquiera tuve que sacar mis cuchillas dobles.
¿Que hay que trabajar un poco más la estrategia? Sí, por supuesto. Se han dejado cosas al azar, y tal, pero yo no he tenido nada que ver con eso. De hecho, creo que es la primera vez que me embarco en algo con un plan elaborado y no siguiendo mis impulsos (debo reconocer que, a pesar de que en Esmtezlia parecía que el karma jugaba conmigo, a la hora de la verdad, durante mis momentos más temerarios, tuve una suerte increíble).
Además, Robert es rico ¿no? Pues ésto no hubiera pasado si hubiéramos tenido un kit de espía profesional, o una movida de esas. Que busque soluciones, pero que no pretenda que yo me quede de brazos cruzados pudiendo estar al pie de cañón. No es mi estilo.
Así que bueno, en resumen y para finalizar, le amenacé con irme a cazar vampiros yo sola si seguía con su actitud medieval de “las mujeres son débiles y se quedan en casa”. Entonces puso cara de cabreo, salió dando un portazo y no le he vuelto a ver desde entonces.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 13 de julio de 2013

Día 7: misión de rescate

Hemos conseguido rescatar a tiempo a Lerthos y Kareona. Estaban a punto de convertirles y casi no llegamos para impedirlo, porque los malditos vampiros se lo habían montado muy, pero que muy bien. Pero vamos desde el principio.
Apenas dormimos nada, ya que estábamos demasiado preocupados y teníamos que hacer el seguimiento de dónde estaban nuestros compañeros. Como yo había hecho las runas, era la más indicada para hacerlo. Un par de horas después del amanecer, las runas se quedaron quietas, cosa que no me pareció muy normal. Los magos enviados por Daluen, al llegar al lugar que les dije, encontraron la ropa de ambos tirada en el suelo y casi les dimos por perdidos, pero Kareona es una chica lista y se dedicó a dejar señales a diestro y siniestro, que permitieron a los demás seguirles la pista.
Entre tanto, Kadas y yo hicimos lo que pudimos por librarnos de esa estúpida excursión sin levantar sospechas. No había forma, al menos, hasta que decidí aprovechar lo que todo el mundo pensaba de mí. Evidentemente, elegí como víctima al vampiro macho. Es un tío realmente sexy, al lado de él Robert parece feo, y eso que mi amigo es guapo, guapo. Media hora después, me había puesto tan pesada que el muy asqueroso me invitó de forma bastante grosera a marcharme. Eso fue suficiente para que yo aprovechara, me hiciera la ofendida y, tras pedir un libro de reclamaciones que no tenían, me “mosqueara” tanto que convencí a mi “pareja” para abandonar la excursión. No fue muy creíble, pero teníamos prisa y tampoco es que se nos ocurriera nada más elaborado.
Hecho esto, nos dirigimos en taxi al punto de encuentro, un pueblo cercano en el que nos esperaban dos magos Fríos más en un todoterreno, y media hora después estábamos frente a una cueva en la que supuestamente se encontraban Lerthos y Kareona. Iniciamos de inmediato el asalto, pero era mucho pedir que fuera tan fácil. La maldita cueva conectaba con un embarcadero sin barcas. Y no había señales por ningún lado.
A esas alturas, hacer un hechizo hubiera sido doblemente peligroso para los dos, así que nos quedamos ahí plantados, mirando el lago con cara de idiotas. Por suerte, Robert es un tipo listo y se dedicó a recabar información sobre la zona desde su mansión. Un rato más tarde nos mandó un mapa con dos puntos en los que era probable que intentaran hacer el ritual y, como no había tiempo, nos dividimos para ir a ambas localizaciones. Por fin, mi grupo encontró una nueva pista a mitad de camino y nos volvimos a reunir para seguir el rastro.
No nos dio tiempo a planificar nada, porque entonces escuchamos el ruido de la lucha. Corrimos lo que pudimos y, para cuando llegamos a donde estaban, había media docena de vampiros intentando convertir a la fuerza a Lerthos y Kareona, a los que habían reducido fácilmente. Por suerte, el ritual lleva su tiempo. Reducir a los vampiros, que parecían un coro de ángeles, tan hermosos que decir que eran guapos es quedarse muy corto, sí que fue sencillo, y en menos que dura un suspiro estaban de vuelta en Esmtezlia.
Por desgracia, los dos guías se debieron de dar cuenta de que algo pasaba (cosa que no me extraña, dada la pésima improvisación que hicimos por la mañana) y, cuando fuimos a por ellos, habían abandonado a su suerte a los excursionistas y no habían dejado ni rastro. En fin, teniendo en cuenta que esta misión podría haber acabado fatal, que hayan escapado dos es un mal menor.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 29 de junio de 2013

Día 6: los vampiros bellos

Los vampiros no han tardado demasiado en revelar su identidad. Después de dos días viajando en una nube (metafórica, por supuesto) por paisajes de ensueño de esos que te hacen suspirar (cómodamente sentada en mi asiento del autobús... así se disfruta de un viaje) atentos a los avances de la pareja de beldades vampíricas (parecen modelos de revista de moda, pero sin photoshop) con Lerthos y Kareona e interactuando con los demás viajeros para disimular (cosa difícil por dos razones: que se creen que soy una devora-hombres y que están más pendientes de embelesarse con nuestros guías que con el paisaje), llegamos a un pueblo bastante pequeño y poco reseñable, de no ser porque fue escenario de una película de vampiros. Y justamente cuando acabaron de explicarnos cómo habían convertido una aldea abandonada en el decorado de la peli, los vampiros hicieron su propuesta a sus “víctimas” mientras al resto del grupo nos hacían ver la aburrida cinta. No nos enteramos hasta la hora de la cena, cuando vimos a Kareona con sus deportivas rojas y a Lerthos con el cinturón de cuero marrón. ¿Que qué tienen de especial esas prendas? Que son la señal de que esta noche van a ser reclutados... y que tienen una runa de localización (hecha por mí, por supuesto) escondida en la suela y en la hebilla respectivamente.
El caso es que cenamos y nos llevaron al castillo, que ahora es un hotel en el que, por suerte, no se hace una de esas performances ridículas que no deja dormir a los visitantes. Alrededor de la medianoche (en serio, esos vampiros serán muy guapos, pero son cutres y predecibles a más no poder ¿reclutan a la gente en un decorado de peli de vampiros a medianoche? ¡Por favor!) Kareona y Lerthos se empezaron a mover y nosotros abandonamos nuestros bártulos y les seguimos.
Primer error, no tenemos coche. Y ellos sí. No podíamos usar la magia por si acaso. Así que nos tocó robar uno. Cómo un mago Frío como Kadas sabe robar un coche, nunca lo sabré.
Segundo error, no tenemos avioneta. Y ellos sí. Problema, que Kadas no sabe robar una avioneta y, aunque supiera, tampoco había ninguna a la que echarle el guante.
Tercer error, los guías se volvieron para el castillo. Y si nosotros no volvíamos, se darían cuenta de que algo no iba bien y Lerthos y Kareona estarían en un apuro muy serio.
Así que no tuvimos más remedio que volver al castillo y hacer una llamada a Robert y Daluen, que se mostraron realmente consternados cuando les explicamos este desastre. Por suerte, las runas de localización aún funcionan y cada poco tiempo puedo mandar a los demás la posición exacta de los dos.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 15 de junio de 2013

Día 4: la sospecha se confirma

Pues sí, efectivamente hay vampiros reclutando gente guapa. Ni siquiera he necesitado usar runas para localizarlos. Y son, nada más y nada menos que ¡nuestros guías! (definitivamente, se dieron cuenta de que Alexander y Robert eran de su especie... el guía del primer viaje era una señora cincuentona bastante charlatana). Han abordado a Kareona y a Lerthos (que son bastante monos, la verdad, y resultan ser los más guapos del grupo de viajeros), tal y como esperábamos, aunque en el fondo eso ha herido mi vanidad un poco. A pesar de que mi cara sigue siendo más bien del montón, seis meses andando sin parar, entrenándome y luchando me han dejado un tipín bastante atractivo y tenía la esperanza de que me abordaran a mí también.
Ahora, sólo queda que ellos les sigan el rollo hasta que los vampiros se revelen como lo que realmente son y les conduzcan hasta su guarida. Kadas y yo sólo tenemos que vigilar y encargarnos de protegerles discretamente hasta entonces, y luego se nos unirán unos cuantos magos más para acabar con ésto y mandarles a Esmtezlia.
Según parece, por lo que me he ido enterando, los Fríos y la VBNQSD (para abreviar, me lo acabo de inventar: Vampiros Buenos que No Quieren Ser Descubiertos) han llegado a un acuerdo. Se desterrará a los VOB (Vampiros Obsesionados con la Belleza) y a los VERB (Vampiros Extremistas Relativamente Buenos, o sea, los que se dedican a “purgar el mal” de este mundo). Evidentemente, también a todo el que quiera volverse a Esmtezlia. No obstante, los VERM (Vampiros Extremistas Realmente Malos, es decir, los que quieren acabar con el bien del mundo) y los VQDM (Vampiros que Quieren Dominar el Mundo) serán eliminados de la faz de la Tierra por los VBNQSD (los Fríos no pueden matarlos, por el tratado). Los que salen ganando, por supuesto, son los Fríos, que por si no lo he mencionado antes están en guerra de forma encubierta con los vampiros sectarios del continente americano de Esmtezlia. Si desterraran a todos, sólo lograrían tener más enemigos con los que luchar y claro, no interesa. Pero Robert entendió su postura y medió con los VBNQSD para que se hiciera el arreglo. Dado que a ningún VBNQSD le caen bien los demás, estuvieron de acuerdo.
Cambiando de tema, ¡he recuperado mi equipaje! La pareja que regenta el hotel donde nos alojábamos es un encanto y guarda todos los objetos perdidos y abandonados durante un año así que ¡vuelvo a tener todas mis cosas!

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 1 de junio de 2013

Día 3: vuelta al inicio

Aquí estoy, en un avión que tardará aún un par de horas en llegar al destino, después de estar unas cuantas horas en otro avión para traerme hasta el aeropuerto donde empezó todo y donde me he encontrado con un grupo de viajeros que va a hacer el mismo tour que quería hacer yo hace unos meses. Por desgracia, estaba la misma organizadora que entonces y he tenido que improvisar una extraña historia, en la que me fugué con Robert y Alexander. Estupendo. Todos piensan que soy una golfa de tres al cuarto. Tanto más ahora que viajo con dos hombres de Daluen (Kadas y Lerthos, alias Marcos y Javier) y otra mujer (Kareona alias Casandra), que por cierto no están para nada acostumbrados a mentir. La idea era fingir que somos dos parejas. Hasta ahí todo bien, si no fuera porque se han hecho un lío por los nervios hace un rato al hablar con otros viajeros y ahora piensan que salgo con los dos ... a espaldas de Kareona/Casandra.
Pero dejando a un lado que la gente piensa que soy un zorrón devora-hombres (y de dos en dos, nada menos), voy a explicar qué hago aquí. Alguien (vampiros, muy probablemente) se dedica a secuestrar viajeros de este tour en particular. No se vuelve a saber de ellos, salvo porque contactan con la organizadora para decir que van por libre y se separan del tour. Luego, no está muy claro qué hacen con ellos: puede que se los coman (literalmente) o que les conviertan. Dado que todos los desaparecidos son guapos, los jefes se decantan por la segunda opción.
La cosa está en que no está muy claro por qué no hubo ni rastro de ellos durante nuestro primer viaje. Aunque no estuvimos ni la primera noche entera (cierto mago tuvo a bien desterrarnos a Esmtezlia ese día) en principio deberían haber hecho el primer contacto con los viajeros nada más llegar. Lo que significa que se dieron cuenta de la presencia de Alexander y Robert y abortaron la misión. Lo que significa que no serviría de nada que los infiltrados fueran vampiros. Lo que significa que los infiltrados tenían que ser humanos, y como los únicos humanos con los que cuentan Robert y su “organización” (aún no he conocido a nadie más que a él) son (ahora) los magos Fríos y ellos no saben desenvolverse, me toca a mí acompañarles y evitar que den demasiado la nota.
Lo bueno, que por fin podré disfrutar de mi viaje soñado. Haciendo de niñera de unos magos Fríos y con la posibilidad de que haya vampiros durante el viaje, sí, pero creo que podré vivir con ello.

jueves, 30 de mayo de 2013

Ya están aquí...

Ya han llegado los ejemplares (en algún momento ponía que no estarían hasta el día 5, así que imaginaréis mi sorpresa al encontrarme con el paquete hoy). Están perfectos, aunque debí equivocarme con el grosor de la cubierta y ha quedado un tanto finústrica.
 Mi gato, como siempre que ve una caja, decidió entrar a investigar y luego no veía cómo salir. Me hizo gracia, así que os comparto esta foto en vez de la de la caja recien abierta ^^.
 El libro por delante.
 El libro por detrás, con su código de barras correspondiente.
 Y el interior (no se ve mi cara porque hice un gesto extraño y salgo rara).
Por último, decir que esto no cambiará en nada la preventa, seguirá estando hasta el domingo, pero lo bueno es que ahora, en cuanto esté todo, os puedo mandar los ejemplares para que los tengáis antes que nadie ^^.

lunes, 27 de mayo de 2013

Preventa ¡sólo esta semana!

Como me he apurado mucho, la preventa sólo va a ser esta semana... Aunque sigo sin saber la fecha exacta en la que me llegarán los libros porque en la imprenta sigue poniendo que están verificando archivos, la feria del libro está a la vuelta de la esquina... . Esta es la preventa.
Para explicarlo un poco mejor (aunque está claro). Como siempre GASTOS de ENVÍO INCLUIDOS para España. Si eres de otro país y lo quieres, mándame un mail y lo hablamos. Misma forma de pago (transferencia, ingreso o contrarrembolso, éste último más caro). 
El precio definitivo será 12€. Durante la preventa estará a 11 €. Además, si compras Atrapada en otra dimensión junto con Viajera interdimensional se hará 1€ de descuento adicional; y si aparte de esos dos compras Incursores de la noche habrá otro euro de descuento. Es decir, que ahorras 1€ si lo compras solo, 2€ si lo compras con Atrapada en otra dimensión y 3€ si lo compras con Atrapada en otra dimensión e Incursores de la noche. Hasta agotar existencias, porque apenas quedan ejemplares de Atrapada en otra dimensión y encima tengo que reservar al menos dos para el día de la firma (así que mejor daos prisa ^^). Por cierto, si compras los otros pero no Viajera interdimensional no se aplican los descuentos. Lo matizo por si acaso ;)
Para los que ya hayáis comprado Atrapada en otra dimensión e Incursores de la noche no os preocupéis. Os haré el descuento igualmente.
Ficha técnica completa y resumen:
Título: Viajera interdimensional (Viajera interdimensional 2).
Autora: Déborah F. Muñoz
ISBN: 978-84-616-4529-9
224 páginas 
Sinopsis: Diana creía que volver a la Tierra significaba volver a la calma, a disfrutar de algo de normalidad y a recobrar el control sobre su vida. Pero cuando pasa el periodo de “nube de felicidad por haber vuelto y tener compresas, baños calientes, comida que no sabe raro, tecnología...” y la etapa de “voy a hacer turismo”... empieza a hacer preguntas y acaba su periodo de gracia.
Por supuesto, calma, normalidad y control son conceptos que con caben en la nueva ecuación, ya que está en medio de una guerra que engloba a varios bandos... y la Tierra es un lugar más peligroso de lo que ella imaginaba.


Precio: Durante la preventa será lo que he puesto al principio de la entrada, gastos de envío incluidos. Después valdrá 12 €
Envíos fuera del país: consultar.
Forma de pago: por transferencia bancaria o ingreso en cuenta. Para más opciones de pago (contrareembolso...), consultar.
Para comprarlo: mandad un e-mail a fernandezdeborah13@gmail.com con vuestro nombre, el número de libros que queréis pedir y el país al que habría que mandarlo.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

jueves, 23 de mayo de 2013

Y ya está aquí el libro de prueba...

Hoy ha llegado al fin el libro de prueba, y ha quedado genial. Voy a hacer el pedido cuanto antes, espero que haya suerte y que estén a tiempo para la feria del libro... 
Os comparto el video que he realizado con mis impresiones.  La fotos de debajo también son del libro de prueba, por si no os apetece ver el video ^^.


Yo con el libro
Yo con ambos libros
Contraste entre Atrapada en otra dimensión y Viajera interdimensional (por eso voy a coger el mismo papel)
Detalle de las páginas
Ya véis que hasta a oscuras se lee bien...

Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 18 de mayo de 2013

Día 2: respuestas que no sé si me gustan

Pues bien, parte de mis preguntas han quedado resueltas en una larga conversación con Robert. Resulta que hay varias facciones de vampiros y que no se llevan muy bien entre ellos: los que creen que los vampiros deben ser bellos y se dedican a cargarse a los que no lo son, los que creen que los vampiros deben dominar el mundo y han aprovechado la moda de qué-guays-son-los-vampiros que trajo Hollywood para ir consiguiendo cada vez más adeptos, los que creen que los vampiros han nacido para purgar el mal en este mundo (en permanente conflicto con los que creen que han nacido para purgar el bien en este mundo) y, por último, los que creen que los vampiros deben permanecer en el anonimato. Bueno, miento. Hay unos cuantos que creen que deben volver a Esmtezlia, pero duran poco en este mundo: se limitan a llamar la atención de los Fríos para que les manden para allá.
En fin, que no hay que ser un genio para adivinar que Robert está entre los que abogan porque los vampiros sigan en la Tierra, pero ocultos. Tampoco hay que ser muy listo para saber que estos están en guerra con todos los demás, más que nada porque los objetivos de los demás chocan con la idea de no llamar la atención, y que tienen un montón de pasta acumulada (no se dedican a nada en particular, salvo vivir de las rentas, tal y como imaginaba) que utilizan para enmascarar las actividades de los demás vampiros y luchar contra ellos. ¿Y quien está en medio de todo este jaleo? Diana. Cómo no.
Mi trabajo, sobre el papel, es “ayudante ejecutivo”. En la vida real (Robert ha decidido que tengo que ganarme el sueldo) es usar las runas para encontrar a los vampiros chalados que quieren asesinar o esclavizar humanos, además de proteger a los que están en nuestro bando. Los vampiros son bastante sensibles a la magia y las runas son más difíciles de detectar, así que según parece les seré muy útil para no ponerles sobre aviso y que no escapen. No es que me queje, en principio no debería correr peligro y es un trabajo guay en el que puedo practicar con mis runas, pero una pequeña parte de mí preferiría ser una aburrida ayudante ejecutiva de verdad, especialmente después de los ajetreados últimos meses que he pasado.
¿Y por qué no me lo ha dicho antes? Pues porque Robert, como siempre tan considerado, pensó que era mejor dejarme disfrutar de mi ignorancia en un merecido descanso. Pero claro, ahora que lo sé, lo suyo es que me ponga a trabajar en seguida. Empiezo mañana.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

miércoles, 15 de mayo de 2013

Portada completa (y esperemos que definitiva) de Viajera interdimensional

Así que bueno, aprovechando. Ya se ve ahí título, autora, sinopsis y portada. El ISBN es 978-84-616-4529-9 y tendrá 224 páginas (salvo modificaciones por cagadas de última hora). Podéis ver cómo empieza (y cada dos semanas la historia irá avanzando) aquí mismo. También tiene página de goodreads y el booktrailer es el siguiente:


Y probablemente salga a primeros de junio (salvo imprevistos graves). Esa es toda la información de la que dispongo por el momento ^^. Pero ya sabéis que según vaya sabiendo más detalles, los compartiré con vosotros.

martes, 14 de mayo de 2013

Viajera interdimensional ya tiene ISBN y goodreads

Y el número es...
978-84-616-4529-9

Ahora sólo falta que mi imprenta se decida a mandarme mi libro de prueba (llevan "verificando archivos" desde el día 7) y hacer el pedido. Con un poco de suerte (bueno, con un poco de suerte era el día 7, antes de que se tiraran una semana verificando archivos, ahora es con muchísima suerte) estará para la feria del libro (pero para la Blogger lit con lo dudo mucho). 
***
 Pasando a otras cosas, también le he creado ya una página de goodreads. No olvidéis añadirlo si os apetece leerlo ^^.

sábado, 11 de mayo de 2013

Booktrailer de Viajera interdimensional

Encontré un huequito entre hora de estudio y hora de estudio y ¡voilá! Ya tenemos booktrailer... ¿Qué os parece?


Sigue Viajera interdimensional en facebook

miércoles, 8 de mayo de 2013

Portada oficial de Viajera interdimensional

¿Qué os parece? ¿Os gusta? La imagen es propia, del huerto de Calisto y Melibea de Salamanca. En cuanto vi el sitio, supe que quería que saliera en mi portada. ¿No es precioso?

Sigue Viajera interdimensional en facebook

domingo, 5 de mayo de 2013

Sinopsis oficial de la nueva historia

Anda que... qué cabeza. Empiezo a publicar la historia y no os comparto la sinopsis XD. Aquí la tenéis:
Diana creía que volver a la Tierra significaba volver a la calma, a disfrutar de algo de normalidad y a recobrar el control sobre su vida. Pero cuando pasa el periodo de “nube de felicidad por haber vuelto y tener compresas, baños calientes, comida que no sabe raro, tecnología...” y la etapa de “voy a hacer turismo”... empieza a hacer preguntas y acaba su periodo de gracia.
Por supuesto, calma, normalidad y control son conceptos que con caben en la nueva ecuación, ya que está en medio de una guerra que engloba a varios bandos... y la Tierra es un lugar más peligroso de lo que ella imaginaba.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

sábado, 4 de mayo de 2013

Día 1: presentación y preguntas sin respuestas

Me presentaré, aunque es tontería, dado que este diario es la continuación del anterior y van a estar metidos en el mismo cajón. O no, ahora que lo pienso, porque si voy a viajar entre dimensiones es tontería cargar con dos diarios, cuando sólo voy a escribir éste. No es que el anterior no me gustara, no. Es que le quedaban pocas páginas y estaba hecho un asco. Literalmente. Aunque claro, teniendo en cuenta que lo he arrastrado por tierra y mar en un planeta invisible cercano a la Tierra llamado Esmtezlia (sigo siendo incapaz de pronunciarlo correctamente, tanto menos de escribirlo bien), he luchado con él a cuestas y se ha llevado más de un golpe, bastante bueno ha salido, y eso que lo compré en los chinos.
Pero vamos por partes. Me llamo Diana y, o estoy loca desde hace cosa de seis meses o, la opción por la que me decanto más (más que nada porque no quiero estar loca), estoy metida en un berenjenal sobrenatural de cuidado.
Mi mejor amigo/lo que sea es un vampiro llamado Robert. También, desde hace un par de días, es mi jefe. Aunque no tengo muy claro cuál es mi trabajo todavía, porque en principio es una especie de tapadera: no puedo quedarme en un país extranjero sin permiso de residencia, y nadie me va a contratar de forma fija, porque esa es otra, resulta que soy una druida algo especial y tengo que entrenarme. Por supuesto, en la Tierra no hay druidas así que me tocará viajar a menudo a Esmtezlia. En principio iba a ser un mes de cada seis, pero dado que no tengo ninguna ocupación útil (no he podido matricularme en la universidad a estas alturas y como ya he dicho Robert no me ha contado ni de qué es la farsa de contrato que me ha hecho) hemos decidido que viajaré más a menudo. No es que me moleste. Mis otros dos mejores amigos, Prastes y Desmias, dos bodweanos (una raza humanoide hermafrodita bastante obsesionada con el sexo) también viven allí y he hecho bastantes buenas migas con mi maestra de runas, Seina.
Seina es una mujer encantadora, aunque como maestra es dura y me agota física y mentalmente. Además, es la pareja de Daluen, el mago Frío que ha hecho un pacto de colaboración con Robert para desterrar de la Tierra a los vampiros malvados. Eso ya es un gran avance, ya que los magos Fríos han consagrado sus mejores recursos durante generaciones a desterrar a Esmtezlia a todo vampiro, fuera bueno o no. De hecho, todo este lío viene de haber estado entre uno de dichos magos y Robert y Alexander (ya hablaré del imbécil, si me apetece, al igual que de su compañera, Careas... en su momento les consideré amigos, ahora sólo son traidores despreciables) justo en el momento en que hacía el hechizo. Tanto yo como Carlos (otro imbécil, que ha sido imbécil desde el primer momento en que puso sus ojos en mi persona) quedamos, literalmente, atrapados en esa dimensión. Por suerte, Carlos se perdió durante el primer día y no le volvimos a ver hasta el final del viaje. También fue enviado de vuelta aunque, por suerte, sin un amuleto como el que me hizo Khalaist, un mago Cálido que, además de salvarnos la vida en su momento y tener el detalle de hacerme el amuleto, es hermano de un miembro del consejo de los Fríos.
Volviendo al tema, que es mi presentación. No sé qué más decir, salvo que tengo unos friki padres entrometidos que también han prometido visitarme a menudo y a los que tengo que mentir descaradamente cada vez que nos ponemos en contacto. Por suerte, cuando vinieron a visitarme, no se quedaron mucho tiempo, aunque sí lo suficiente para conseguir que Robert y yo nos diéramos el beso más maravilloso del mundo. Un beso, por cierto, que no hemos vuelto a mencionar, aunque debo decir que una parte de mí quiere que se repita mil veces. Por suerte, mi lado racional pesa más en este tema, ya que si no es buena idea empezar a salir con un mejor amigo, ni empezar a salir con un vampiro... empezar a salir con tu mejor amigo vampiro es mala idea al cuadrado.
En cuanto a los motivos que me impulsan a empezar un nuevo diario... bien, me ayuda a clarificar mis ideas. Y ahora que ya no estoy viajando, preocupándome a cada momento por mi vida y la de mis compañeros, sobre si podré volver a casa... y que se ha pasado el periodo de nube-de-felicidad-por-haber-vuelto-y-tener-compresas,-baños-calientes,-comida-que-no-sabe-raro-y-más-tecnología-que-un-móvil-modificado-para-que-capte-la-señal-de-los-satélites-terrestes y el periodo voy-a-hacer-turismo-por-mi-nueva-ciudad, empiezan las preguntas.
1.- ¿Quién es el misterioso ayudante de Robert? ¿Por qué diablos no le he visto nunca? Bien, es una pregunta tonta, pero me gustaría conocer al tipo que ha elegido toda mi ropa, que se ha encargado de trasladar todas mis cosas de casa de mis padres a la suite que tengo en la mansión de Robert (¿no lo he dicho? Ahora vivo en una mansión), y que, al parecer, ha comprado todos y cada uno de mis productos de aseo y hasta la comida que tomo todos los días.
2.-¿A qué diablos se dedica Robert? Es rico (muy rico) pero no parece que tenga una empresa ni nada de eso. Después de todo, se ha tirado seis meses sin contactar con nadie (aunque tenía mi móvil a su disposición) y si tuviera una empresa no hubiera hecho eso ¿no? Por otro lado, me ha contratado para algo, al menos sobre el papel, así que, o bien soy parte del servicio doméstico o bien trabajo para una empresa.
3.-Si Robert y Alexander vivían en este país ¿por qué diablos se apuntaron a un tour turístico para extranjeros? Lo que es más ¿por qué viajaron hasta nuestro aeropuerto y luego volvieron con nosotros en vez de unirse al grupo cuando aterrizamos?
4.-Cada vez me rechina más la guerra entre los magos Cálidos y los Fríos. Según me contaron en su momento, todo viene por un vampiro que cayó en la Tierra y empezó a convertir a todo el que pillaba (por cierto, los vampiros no se convierten mordiéndoles, sino mediante un ritual). Los Cálidos no quisieron hacer nada, y los Fríos empezaron a masacrar a los infelices que habían sido transformados. Hasta que los Cálidos decidieron intervenir y, para evitar que la guerra lo destruyera todo, se pactó que los Fríos no mataban más vampiros, pero que podían enviarles de vuelta a Esmtezlia.
Cuando me soltaron todo ese rollo, tenía cosas más importantes en las que preocuparme (adaptarme a nuevo entorno, volver a casa, evitar que me mataran...) pero ahora me parecen memeces. No sólo porque ahora conozco mejor cómo funciona ese mundo, sino porque nadie empieza una guerra capaz de destruir un planeta para proteger a unos vampiros. No es que me caigan mal los vampiros, pero sé de buena tinta que prácticamente nadie en Esmtezlia movería un dedo por ellos. Para los esmtezlianos (me acabo de inventar el gentilicio), son una plaga y están en el escalafón más bajo de la sociedad: o les odian o les ignoran. De hecho, se pasan la pelota unos a otros para ajusticiarles cuando se propasan y se ha llegado a un punto en que, por ley, cada raza tiene que responsabilizarse de los vampiros de su especie. Así que no me trago que a una orden entera de magos les dé el venazo y decidan proteger a vampiros que no sólo no son de su especie (en su mayor parte, ya que hay magos de todas las razas) sino que ni siquiera son de su planeta. Al igual que no me trago que los Fríos decidieran prestar tanta atención a los vampiros de la Tierra, por mucha ansia de sangre que tuvieran. Eso sería darles más valor del que socialmente se les concede por esos lares.
Dicho esto, sólo me queda preguntarme cómo voy a satisfacer mi curiosidad sin ofender a nadie.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

miércoles, 1 de mayo de 2013

Este sábado...

Comenzaré a publicar la segunda parte de Atrapada en otra dimensión. La publicación será cada dos semanas, más o menos, hasta el final... o esa es mi intención. 
El libro saldrá, probablemente, a finales de este mes o principios del siguiente y no habrá edición electrónica hasta que no acabe de publicar la novela en el blog (hasta dentro de un tiempo, vamos). Es decir, que si tenéis paciencia (bastante paciencia) podréis leerlo sin necesidad de comprarlo (iba a empezar a publicarlo mucho antes, pero... ha sido imposible, no me ha dado tiempo y lo he ido postergando, pero no quería sacar el libro en papel hasta que no hubiera alguna que otra entrada publicada en el blog).
 Sigue Viajera interdimensional en facebook

miércoles, 24 de abril de 2013

domingo, 21 de abril de 2013

Oferta especial Día del libro

 Pasado mañana es el día del libro y no puedo dejar de hacer esta oferta. Las condiciones son las mismas que en la oferta de Navidad, pero el plazo es mucho más limitado. ¡Sólo tres días! También recuerdo que, como siempre, el ENVÍO ESTÁ INCLUIDO.

Por supuesto, dado que me quedan muy pocos ejemplares de la segunda edición de Atrapada en otra dimensión, es hasta fin de existencias. Como siempre, el envío es certificado y el sistema de pago es el mismo (recuerdo que el contrarrembolso sale más caro, más que nada porque a mí me cuesta más). Además hay que tener en cuenta que esta oferta es para dentro de España y que si vives en otro país los precios cambian al ser el envío mucho más caro. Por cierto, esta oferta es válida sólo para internet, aunque he avisado a los libreros y cada cual hará o no la oferta si les parece oportuno.

Pero eso no es todo. No penséis, los que ya hayáis comprado uno de los libros, que me olvidé de vosotros porque TODO EL QUE YA HAYA COMPRADO MIS LIBROS POR SEPARADO TENDRÁ 2€ DE DESCUENTO SI QUIERE ADQUIRIR OTRO, SEA EL QUE TIENE O NO (es decir, que si quiere comprar Atrapada en otra dimensión sólo pagará 8€ y si quiere comprar Incursores de la noche sólo pagará 10€). Por supuesto, TAMBIÉN SE LLEVARÁN EL MARCAPÁGINAS y lo dedicaré si así lo queréis.
Dicho esto, si queréis aprovechar esta oferta o pedir más información, mandad un e-mail a fernandezdeborah13@gmail.com con vuestro nombre, el número de libros que queréis pedir y el país al que habría que mandarlo (si no sois de España).
Sigue Viajera interdimensional en facebook

miércoles, 17 de abril de 2013

Página en goodreads

Me ha dado por Goodreads, y es que aunque hacía tiempo que tenía mi cuenta, últimamente le estoy viendo el potencial y voy a empezar a usarla más activamente. Así que me he hecho una página de autora (os invito a pasaros), he actualizado la información de mis libros (alguien los añadió, por cierto, al que sea le doy las gracias), he unificado las ediciones y sus valoraciones... Vamos, que ya está todo. Incluso he subido el libro completo para que quien quiera pueda leer y descargar Atrapada en otra dimensión en esta red social. Es la versión de la segunda edición, la cual sólo está ahí. Aquí tenéis la página de Incursores de la noche. Como favor, os pido que si lo habéis leído y tenéis una cuenta en goodreads me deis vuestra valoración y a poder ser vuestra opinión. Sólo así podré mejorar :).
Por cierto, Incursores de la noche también tiene su página. Y digo lo mismo ^^.

lunes, 15 de abril de 2013

Nuevo número de Pluma amarteur ¿adivináis qué recomiendan?

Pues sí, tenemos una reseña de Atrapada en otra dimensión... e Incursores de la noche está recomendada en la sección de blognovelas :). Podéis descargarla aquí.

miércoles, 3 de abril de 2013

Reseña número 20 de Atrapada en otra dimensión

Ésta estupenda reseña viene del blog Zona excéntrica, podéis echarle un vistazo en este enlace o pulsando en la imagen:
Por cierto, sólo me quedan 7 ejemplares de la segunda edición del libro, y no sé si haré más (tendré que hacer una preventa, no puedo permitirme el gasto si no me aseguro un x de lectores, y más teniendo en cuenta que la segunda parte está en camino).