sábado, 4 de mayo de 2013

Día 1: presentación y preguntas sin respuestas

Me presentaré, aunque es tontería, dado que este diario es la continuación del anterior y van a estar metidos en el mismo cajón. O no, ahora que lo pienso, porque si voy a viajar entre dimensiones es tontería cargar con dos diarios, cuando sólo voy a escribir éste. No es que el anterior no me gustara, no. Es que le quedaban pocas páginas y estaba hecho un asco. Literalmente. Aunque claro, teniendo en cuenta que lo he arrastrado por tierra y mar en un planeta invisible cercano a la Tierra llamado Esmtezlia (sigo siendo incapaz de pronunciarlo correctamente, tanto menos de escribirlo bien), he luchado con él a cuestas y se ha llevado más de un golpe, bastante bueno ha salido, y eso que lo compré en los chinos.
Pero vamos por partes. Me llamo Diana y, o estoy loca desde hace cosa de seis meses o, la opción por la que me decanto más (más que nada porque no quiero estar loca), estoy metida en un berenjenal sobrenatural de cuidado.
Mi mejor amigo/lo que sea es un vampiro llamado Robert. También, desde hace un par de días, es mi jefe. Aunque no tengo muy claro cuál es mi trabajo todavía, porque en principio es una especie de tapadera: no puedo quedarme en un país extranjero sin permiso de residencia, y nadie me va a contratar de forma fija, porque esa es otra, resulta que soy una druida algo especial y tengo que entrenarme. Por supuesto, en la Tierra no hay druidas así que me tocará viajar a menudo a Esmtezlia. En principio iba a ser un mes de cada seis, pero dado que no tengo ninguna ocupación útil (no he podido matricularme en la universidad a estas alturas y como ya he dicho Robert no me ha contado ni de qué es la farsa de contrato que me ha hecho) hemos decidido que viajaré más a menudo. No es que me moleste. Mis otros dos mejores amigos, Prastes y Desmias, dos bodweanos (una raza humanoide hermafrodita bastante obsesionada con el sexo) también viven allí y he hecho bastantes buenas migas con mi maestra de runas, Seina.
Seina es una mujer encantadora, aunque como maestra es dura y me agota física y mentalmente. Además, es la pareja de Daluen, el mago Frío que ha hecho un pacto de colaboración con Robert para desterrar de la Tierra a los vampiros malvados. Eso ya es un gran avance, ya que los magos Fríos han consagrado sus mejores recursos durante generaciones a desterrar a Esmtezlia a todo vampiro, fuera bueno o no. De hecho, todo este lío viene de haber estado entre uno de dichos magos y Robert y Alexander (ya hablaré del imbécil, si me apetece, al igual que de su compañera, Careas... en su momento les consideré amigos, ahora sólo son traidores despreciables) justo en el momento en que hacía el hechizo. Tanto yo como Carlos (otro imbécil, que ha sido imbécil desde el primer momento en que puso sus ojos en mi persona) quedamos, literalmente, atrapados en esa dimensión. Por suerte, Carlos se perdió durante el primer día y no le volvimos a ver hasta el final del viaje. También fue enviado de vuelta aunque, por suerte, sin un amuleto como el que me hizo Khalaist, un mago Cálido que, además de salvarnos la vida en su momento y tener el detalle de hacerme el amuleto, es hermano de un miembro del consejo de los Fríos.
Volviendo al tema, que es mi presentación. No sé qué más decir, salvo que tengo unos friki padres entrometidos que también han prometido visitarme a menudo y a los que tengo que mentir descaradamente cada vez que nos ponemos en contacto. Por suerte, cuando vinieron a visitarme, no se quedaron mucho tiempo, aunque sí lo suficiente para conseguir que Robert y yo nos diéramos el beso más maravilloso del mundo. Un beso, por cierto, que no hemos vuelto a mencionar, aunque debo decir que una parte de mí quiere que se repita mil veces. Por suerte, mi lado racional pesa más en este tema, ya que si no es buena idea empezar a salir con un mejor amigo, ni empezar a salir con un vampiro... empezar a salir con tu mejor amigo vampiro es mala idea al cuadrado.
En cuanto a los motivos que me impulsan a empezar un nuevo diario... bien, me ayuda a clarificar mis ideas. Y ahora que ya no estoy viajando, preocupándome a cada momento por mi vida y la de mis compañeros, sobre si podré volver a casa... y que se ha pasado el periodo de nube-de-felicidad-por-haber-vuelto-y-tener-compresas,-baños-calientes,-comida-que-no-sabe-raro-y-más-tecnología-que-un-móvil-modificado-para-que-capte-la-señal-de-los-satélites-terrestes y el periodo voy-a-hacer-turismo-por-mi-nueva-ciudad, empiezan las preguntas.
1.- ¿Quién es el misterioso ayudante de Robert? ¿Por qué diablos no le he visto nunca? Bien, es una pregunta tonta, pero me gustaría conocer al tipo que ha elegido toda mi ropa, que se ha encargado de trasladar todas mis cosas de casa de mis padres a la suite que tengo en la mansión de Robert (¿no lo he dicho? Ahora vivo en una mansión), y que, al parecer, ha comprado todos y cada uno de mis productos de aseo y hasta la comida que tomo todos los días.
2.-¿A qué diablos se dedica Robert? Es rico (muy rico) pero no parece que tenga una empresa ni nada de eso. Después de todo, se ha tirado seis meses sin contactar con nadie (aunque tenía mi móvil a su disposición) y si tuviera una empresa no hubiera hecho eso ¿no? Por otro lado, me ha contratado para algo, al menos sobre el papel, así que, o bien soy parte del servicio doméstico o bien trabajo para una empresa.
3.-Si Robert y Alexander vivían en este país ¿por qué diablos se apuntaron a un tour turístico para extranjeros? Lo que es más ¿por qué viajaron hasta nuestro aeropuerto y luego volvieron con nosotros en vez de unirse al grupo cuando aterrizamos?
4.-Cada vez me rechina más la guerra entre los magos Cálidos y los Fríos. Según me contaron en su momento, todo viene por un vampiro que cayó en la Tierra y empezó a convertir a todo el que pillaba (por cierto, los vampiros no se convierten mordiéndoles, sino mediante un ritual). Los Cálidos no quisieron hacer nada, y los Fríos empezaron a masacrar a los infelices que habían sido transformados. Hasta que los Cálidos decidieron intervenir y, para evitar que la guerra lo destruyera todo, se pactó que los Fríos no mataban más vampiros, pero que podían enviarles de vuelta a Esmtezlia.
Cuando me soltaron todo ese rollo, tenía cosas más importantes en las que preocuparme (adaptarme a nuevo entorno, volver a casa, evitar que me mataran...) pero ahora me parecen memeces. No sólo porque ahora conozco mejor cómo funciona ese mundo, sino porque nadie empieza una guerra capaz de destruir un planeta para proteger a unos vampiros. No es que me caigan mal los vampiros, pero sé de buena tinta que prácticamente nadie en Esmtezlia movería un dedo por ellos. Para los esmtezlianos (me acabo de inventar el gentilicio), son una plaga y están en el escalafón más bajo de la sociedad: o les odian o les ignoran. De hecho, se pasan la pelota unos a otros para ajusticiarles cuando se propasan y se ha llegado a un punto en que, por ley, cada raza tiene que responsabilizarse de los vampiros de su especie. Así que no me trago que a una orden entera de magos les dé el venazo y decidan proteger a vampiros que no sólo no son de su especie (en su mayor parte, ya que hay magos de todas las razas) sino que ni siquiera son de su planeta. Al igual que no me trago que los Fríos decidieran prestar tanta atención a los vampiros de la Tierra, por mucha ansia de sangre que tuvieran. Eso sería darles más valor del que socialmente se les concede por esos lares.
Dicho esto, sólo me queda preguntarme cómo voy a satisfacer mi curiosidad sin ofender a nadie.

Sigue Viajera interdimensional en facebook

5 comentarios:

Judith dijo...

Bienvenida Diana!!
Me alegra saber nuevamente de ti y por lo visto tu curiosidad sigue intacta, ya había olvidado algunos puntos así que es bueno que te realices ciertas preguntas que necesitan espuesta. Mucho por investigar, lastima que el beso no se volvió a repetir.
Muy buen comienzo de diario!!
BESOS

Elisa dijo...

Muy pero que muy interesante este inicio... Estoy deseando saber más =D

Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo) dijo...

jajaja de vuelta esta chica, que bien!!! ya la extrañaba :D

hada fitipaldi dijo...

No he leido su primer diario y creo q es un buen momento para hacerlo. Me encanta como habla!! (O escribe) besikos y suerte en este nuevo viaje

Déborah F. Muñoz dijo...

He intentado que se pueda leer independientemente, por lo que no está de más recordar cosas. Aunque claro, hay ciertas cosas que, si no se lee el anterior, no se comprenden del todo ^^.