sábado, 5 de octubre de 2013

Día 16: intento de envenenamiento

Pues sí, tal y como titulé el día de hoy (es curioso que, a estas alturas, me pregunte a mí misma por qué les pongo títulos a los días. Supongo que es porque así resulta más sencillo encontrar la anotación que busco cuando releo el diario) ha habido un intento de envenenamiento. Más concretamente, las manzanas. Qué original, Marisa. Ni que fuéramos Blancanieves, tiene narices. Lo triste es que las compró Alfred en la tienda y no las perdió de vista ni un segundo, porque según llegó a casa las puso a asar en el horno. Por suerte, a pesar de todo los magos decidieron hacer el hechizo de detección.
 Ahora pregunto ¿cómo se ha enterado esa señora de que yo tenía antojo de manzanas asadas? Lo que es más ¿cómo diablos se las apañó para envenenar las manzanas en la tienda antes de que las cogiera Alfred? Esto es bastante preocupante y, lo que es peor, no tenemos ni una pista de dónde puede estar Marisa escondida para echarle el guante.
Retomo la escritura porque la respuesta a la segunda pregunta ha sido respondida. Viendo las noticias, nos hemos encontrado con que ha habido varios casos de envenenamiento. No ha hecho falta más que sumar dos y dos: estoy convencida que lo que todos ellos tienen en común son las manzanas. Lo que significa que esa vampiresa está, con mucho, más loca de lo que pensaba yo su un momento. Hay que atraparla como sea.
Sigue Viajera interdimensional en facebook

No hay comentarios: