domingo, 13 de octubre de 2013

Día 17: Explosión

El comedor ha volado hoy por los aires. Literalmente. Por suerte, las protecciones mágicas que colocamos por toda la casa saltaron a tiempo y nos protegieron a Robert y a mí (los magos tenían su día libre, al igual que Alfred). Esto empieza a ser realmente peligroso. Lo peor es que ella no pudo, de ninguna forma, entrar en la casa y que todas las señales indican que lanzó la bomba desde fuera. La cosa está en que no era precisamente un cóctel molotov porque los daños han sido realmente graves, de lo que Robert ha deducido que nos atacó con un bazooka. Parece que sí ha cambiado su forma de actuar. Cuando no puede envenenar, usa armas a distancia. Y yo estoy cagada de miedo porque ¿cómo va a defenderse alguien, por mucha magia que tenga, de esa clase de armas? ¿Qué será lo próximo, un misil, una bomba nuclear? No, seguro que esa loca tiene acceso a armas químicas ¿Cómo ha conseguido una vampiresa chalada del romanticismo un bazooka?
Descartado queda, por supuesto, seguir viviendo en esta casa, que por cierto está lo bastante apartada como para no llamar la atención de nadie. Al menos, yo me niego a seguir por aquí. Es la primera vez que me siento realmente insegura en mi propio mundo. Cualquiera diría que en Esmtezlia todo es más peligroso, pero no. Ahí puede que te ataquen con bolas de fuego, pero no con armas militares de última tecnología. Robert me ha dicho que estoy histérica y que me calme, que las protecciones mágicas han conseguido parar el ataque. Pero no me engaña. Está tan acojonado como yo. Y sólo he tenido que preguntarle si también cree que nos protegerán del antrax o de otro tipo de armas químicas y biológicas para que se quedara un rato callado, sin saber que decir. Luego ha intentado convencerme de que no es tan fácil encontrar eso en el mercado negro, pero no me tranquiliza.
La buena noticia, si es que puede haber tal cosa, es que uno no consigue un arma de ese calibre, ni siquiera en el mercado negro, sin dejar rastro. La mala noticia, si es que puede haber una peor que haber estado a punto de volar por los aires, es que resulta improbable que ella consiguiera el bazooka sola, sin el apoyo de alguna organización. Lo que complica las cosas aún más.

No hay comentarios: